22 de abril de 2009

Amor incondicional


Un soldado regresa de Vietnam y llama a sus padres Que viven en Sacramento.

- Papá, mamá, estoy regresando a casa pero tengo un Un favor que pedirles: un amigo viene conmigo.

- Seguro responden los padres: Nos encantará que venga Contigo.

- Lo que pasa es que fue seriamente herido en una batalla: pisó Una mina quiebra patas y perdió un brazo y una pierna. Está muy abatido.

- Lo sentimos, hijo ¿No será mejor encontrarle un sitio para que viva?

- No yo quiero que viva conmigo.

-¿Te das cuenta de lo que estás pidiendo?

Una persona con esas limitaciones sería un peso demasiado grande para nosotros. Tenemos nuestras propias vidas y no podemos dejar que alguien así interfiera en ellas. ¿Por qué no te olvidas del amigo y vuelves ahora mismo? El encontrará la manera de sobrevivir si lo desea.

Cuando la conversación llegó a ese punto, el hijo colgó el teléfono y sus padres no volvieron a saber nada de su paradero.

Sin embargo una semana después recibieron una llamada de la Policía de San Francisco: Su hijo había fallecido al caer desde una azotea y se estimaba que era un suicidio.

Los padres llorosos y angustiados, vuelan a San Francisco con el objeto de ir a la morgue a identificar el cuerpo de su hijo.

Ellos lo reconocen de inmediato, pero observan horrorizados algo que no sabían: su hijo sólo tenía un brazo y una pierna.